20.6 C
Ceuta
jueves, mayo 23, 2024

Operación conjunta culmina con arrestos en Madrid, Ibiza, Málaga y Lloret de Mar por actividades ilícitas

En una operación liderada por agentes especializados en la lucha contra sectas destructivas, se ha desmantelado una organización que promocionaba rituales neochamánicos a través de redes sociales y sitios web. La investigación reveló que la sede central, ubicada en la selva colombiana, elaboraba el brebaje de la ayahuasca para su introducción clandestina en España a través del aeropuerto de Madrid-Barajas-Adolfo Suárez.

LO MÁS LEIDO

spot_img

En una operación conjunta entre la Policía Nacional y la Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, se ha procedido a la detención de 18 personas en diversas localidades, incluyendo Fuente el Saz del Jarama, Valdetorres del Jarama, Madrid capital, Ibiza, Málaga y Lloret de Mar (Gerona).

Estas detenciones se llevan a cabo por su presunta participación en delitos relacionados con la pertenencia a una organización criminal y contra la salud pública, entre otros. Algunos de los arrestados enfrentan cargos adicionales por trata de seres humanos, intrusismo profesional, violación de derechos laborales, contrabando e infracción a la ley de extranjería. Los implicados, según la investigación, promocionaban y organizaban encuentros donde los participantes pagaban por el suministro de sustancias psicoactivas prohibidas y peligrosas para la salud.

La compleja operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Comisaría General de Información y funcionarios de la Unidad Regional Operativa de Madrid de la Dirección General de Vigilancia Aduanera, con el respaldo de brigadas provinciales de Información, la Comisaría General de Policía Judicial y la Comisaría General de Extranjería y Fronteras.

Las sustancias psicoactivas eran de origen colombiano y se introducían en España de forma clandestina

En el marco de una exhaustiva investigación dirigida contra sectas destructivas, las autoridades han desentrañado una compleja red comercial que promocionaba rituales neochamánicos a través de redes sociales y sitios web. Esta organización, cuyo enfoque residía en prometer mejoras en la salud física y emocional mediante el consumo de diversas sustancias psicoactivas, mantenía su sede en la selva colombiana.

Los agentes, tras realizar múltiples gestiones, descubrieron que la organización disponía de los recursos y materias primas necesarios en Colombia para elaborar el brebaje de la ayahuasca. De manera clandestina, introducían estas sustancias en España a través del aeropuerto de Madrid-Barajas-Adolfo Suárez, ya sea mediante «mulas» o simulando importaciones de otros productos. Se detectaron numerosos envíos de paquetería dirigidos a miembros del grupo, conteniendo mescalina y ayahuasca.

La red, que operaba a nivel internacional, establecía «epicentros de evolución interior» en varias provincias españolas y diversos países europeos y otras partes del mundo. En estas sedes, los miembros de la organización residían y llevaban a cabo jornadas de trabajo en condiciones irregulares.

Bajo el amparo de un complejo entramado mercantil, los arrestados promocionaban y organizaban retiros internacionales denominados «de evolución interior», durante los cuales suministraban sustancias psicoactivas prohibidas y peligrosas para la salud, como ayahuasca, sapo bufo, rana kambó y peyote. Este consumo era supervisado por un médico colegiado y su pareja, quien se hacía pasar por Licenciada en Medicina, respaldando así la idoneidad de la práctica. La organización incluso disponía de una plataforma en línea para distribuir estas sustancias.

La figura central de esta red, considerada como un maestro espiritual o gurú, falleció durante la instrucción de la causa. A esta figura se le imputaron delitos contra la libertad e indemnidad sexual, así como favorecimiento a la inmigración clandestina. La investigación destapa un entramado ilegal que operaba al margen de la legalidad, poniendo en riesgo la salud de sus seguidores y promoviendo prácticas ilícitas.

En la operación, que incluyó 8 registros y la intervención de envíos postales en el aeropuerto de Madrid Barajas, se incautaron 24,000 euros, moneda extranjera, 1 kilogramo de mescalina, más de 60 kilos de ayahuasca, otras sustancias psicoactivas e instrumentos para su consumo.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS