19.3 C
Ceuta
domingo, mayo 26, 2024

Pese a restricciones, la magia navideña prevalece en la emblemática ‘plazoleta del Tokio’

En la víspera de Navidad, ceutíes se reunieron en la Plaza de Teniente Ruiz para disfrutar de una animada tarde con amigos. A pesar de las restricciones, la plaza rebosaba alegría, con algunos optando por botellones improvisados. La presencia policial garantizó un ambiente seguro, marcando una celebración inolvidable en la "plazoleta del Tokio".

LO MÁS LEIDO

spot_img

En una animada víspera de Navidad, los ceutíes se congregaron en la emblemática Plaza de Teniente Ruiz, cariñosamente conocida como la «plazoleta del Tokio», para disfrutar de una tarde llena de encuentros, risas y buenos momentos con amigos.

La atmósfera festiva se apoderó de la ciudad mientras los caballas se reunían en los acogedores establecimientos cercanos para compartir un agradable momento tomando algo con amigos y seres queridos. Los locales adornados con luces parpadeantes y decoraciones navideñas crearon un ambiente acogedor y festivo.

Sin embargo, la afluencia fue tal que la «plazoleta del Tokio» no daba abasto, aunque hubiera menos personas que en años anteriores, y muchos jóvenes, contagiados por el espíritu festivo, optaron por extender la celebración a las calles cercanas. La plaza se convirtió en un bullicioso punto de encuentro, donde la gente se congregaba para disfrutar de la música y la compañía.

Debido a las restricciones actuales impuestas por la ciudad, los propietarios de establecimientos hosteleros se vieron impedidos de habilitar sus barras en espacios exteriores, como era la práctica común en años anteriores, generando un cambio significativo en la dinámica de la celebración y afectando la tradicional disposición de los locales para recibir a los asistentes en la Tardebuena.

A pesar de las restricciones, algunos grupos optaron por organizar botellones improvisados, creando pequeños círculos de celebración en las áreas adyacentes. La multitud se entregó a la diversión, dejando claro que el espíritu festivo no conocía límites.

Estaba presente un destacamento policial, cuya función principal era garantizar que no se produjera ningún incidente indeseado durante la celebración de la Tardebuena, asegurando así el orden y la seguridad en el evento festivo.

La Plaza de Teniente Ruiz, y los alrededores, fueron testigos de una tarden inolvidable, donde la alegría compartida y la camaradería prevalecieron. La multitudinaria celebración continuó hasta altas horas de la noche, demostrando que, incluso en tiempos desafiantes, la comunidad ceutí encuentra maneras de celebrar juntos.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS